Hay años que te marcan, y este 2016 ha sido de vital importancia para mí. No solamente ha supuesto un cambio de aires, también ha supuesto un giro de 180º con respecto a años anteriores en estilo y en adentrarme en nuevos estilos que me apasionan.

Sin duda, si con algo debo quedarme de este año en lo fotográfico, es con todas las personas increíbles con las que he tenido la suerte de compartir grandes momentos, tanto en bodas como en sesiones personales, lifestyle o workshops.

Este ha sido un gran año, pero creo que no es más que una introducción de todos los buenos instantes que están por llegar. Gracias infinitas a todos los que habéis compartido conmigo vuestro propio “trocito” de este año. ¡Nos vemos en 2017!